cristopescador
  10 puntos importantes para ir descubriendo mi historia de salvación:
 






 
l. La persona que ha adquirido una madurez en la fe. No se entiende sin oración. De la oración parte la fuerza para el resto de su vida. No está estructurado. Ni atado a una sola forma de orar. Tiene una fuerte comunicación con Dios y hace oración de su propia vida.
2. Entiende a los sacramentos como signos visibles. Eficaces y gratuitos del amor de Dios al mundo. Participa libremente de los sacramentos, y ellos son parte de su vida, de su religiosidad, de su dialogo con Dios y toda la comunidad. La Iglesia.
3. Une la vida y la fe descubriendo los signos de los tiempos y anuncia el Plan de Dios en el aquí y ahora. Se interesa y tiene una actitud reflexiva sobre lo que ocurre en la sociedad en que se mueve. No terne a las consecuencias de su testimonio cristiano y este es una característica de su vida.
4. Busca permanentemente y con sinceridad la conversión, apuntando a vivir plenamente los valores de Cristo. Se esfuerza por fusionar su vida y su fe, para que sean una sola cosa.
5. Adhiere al proyecto de Jesús: Hacer presente hoy y aquí el Reino de Dios, ese Reino de amor, de justicia, de paz. Sabe que la construcción del Reino de dios, ese reino se realiza entre todos, se sabe hermano del otro, y por ello le da sentido a su vida, lo mueve a transformar el mundo y a no olvidar sus valores.
6. Confía en el Dios de la Vida. Su Dios no es un dios de castigos, sino un Dios de amor. Por eso. Defiende la vida por sobre todas las cosas. Considerándola un valor supremo, un don de Dios.
7. Cree en un Dios que lo llama desde las necesidades del mundo, un Dios vivo y cercano. Está atento a estas necesidades y se compromete con ellas sin excusas.
8. Se entrega con libertad al proyecto del Dios de la vida y se deja conducir por sus caminos, confiado en que serán caminos duros, pero que lo llevaran a su realización personal, hacia la verdadera felicidad vive la fe como una opción y no como algo que heredó de sus mayores.
9. Se siente parte de la Iglesia. Comunidad de todos los cristianos, y llamado a trabajar para su construcción. Toma una actitud participativa y no de crítica pasiva.
10. Se sabe llamado a ser persona. En continuo crecimiento. Se preocupa por ser cada día más imagen y semejanza de Dios